MNCN

Blog

Buscador

Las emisiones de metano no siguen un patrón climático o latitudinal

27/06/2012

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) han comparado las emisiones de metano a escala mundial en estuarios, lagos, océanos, ríos y humedales. La emisión de este gas de efecto invernadero alcanza máximos cuando aumenta la temperatura del suelo y disminuye el nivel de agua, aunque las condiciones locales son muy importantes.

 

Desde la revolución industrial, y especialmente en el período 1950-1990, la concentración en la atmosfera de los gases de efecto invernadero ha aumentado sensiblemente debido a la acción del hombre. El metano CH4 es un gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento global 25 veces mayor al del CO2, aunque su concentración atmosférica es casi trescientas veces menor que el dióxido de carbono.


Aproximadamente el 60% de la emisión global de metano se debe a actividades relacionadas con el hombre como la quema de combustible fósil, la fermentación digestiva del ganado, la descomposición del estiércol, los cultivos de arroz y los vertederos. Las zonas húmedas son la principal fuente de emisión natural de metano, casi el 40% de la emisión total. Esto es así porque en los suelos inundados existen unas condiciones anaerobias -sin oxígeno- que favorecen la proliferación de las bacterias responsables de la descomposición de la materia orgánica, en cuyo proceso se libera metano.


La revista Atmospheric Environment acaba de publicar un estudio realizado por científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales en el que se comparan las emisiones de metano a escala mundial en cinco tipos de ecosistemas acuáticos: estuarios, lagos, océanos, ríos y humedales, a partir de datos cuantitativos extraídos de la literatura científica.


Existe una gran variabilidad en las emisiones de metano, que no parecen seguir un patrón climático o latitudinal, aunque sí se aprecian variaciones estacionales. Los máximos de emisión se han detectado cuando aumenta la temperatura del suelo y disminuye el nivel de agua, que es cuando tiene lugar un incremento en la actividad de las bacterias productoras de metano. El hecho de que no se observe una relación lineal entre la emisión de metano y la temperatura del suelo a escala mundial, sugiere que las condiciones locales son muy importantes en el control de las emisiones de metano.


"Para un conocimiento más preciso de la dinámica de este gas a nivel global, habría que medir las emisiones en zonas áridas y semiáridas, así como en zonas tropicales, en las que hasta la fecha se han realizado pocos estudios. También habría que investigar más sobre los factores principales que controlan las emisiones en océanos y ríos" explica María Josefa Ortiz Llorente que concluye:" Nuestro trabajo contribuirá a un mejor conocimiento de las emisiones de metano a escala global y facilitará la mejora de los modelos existentes y de las herramientas de mitigación de este gas de efecto invernadero".


Referencia bibliográfica:
Ortiz-Llorente, M. J., Álvarez-Cobelas, M. 2012. Comparison of Biogenic Methane emissions from unmanaged Estuaries, Lakes, Oceans, Rivers and Wetlands. Atmospheric Environment. doi.org/10.1016/j.atmosenv.2012.05.031.

Ministerio de Ciencia e InnovaciónCSIC

Web realizada con la
colaboración de

Telefónica