MNCN

Blog

Buscador

La plasticidad en el crecimiento de las truchas las convierte en un invasor exitoso

24/04/2013

Un estudio internacional en el que ha participado el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) ha investigado la eficiencia bioenergética de la trucha común (Salmo trutta) a lo largo de tres continentes para entender los factores que favorecen su éxito como especie invasora y los que condicionan su conservación en el área de distribución natural.

 

Aunque la mayoría de las invasiones biológicas no tienen éxito, las que lo tienen causan con frecuencia efectos devastadores en las comunidades bióticas y en algunos casos tienen un coste económico muy elevado. El estudio de los rasgos de los invasores exitosos y de las características de las comunidades vulnerables aporta una información muy valiosa para entender lo que determina el éxito de una especie invasora; sin embargo, quedan muchas lagunas para comprender el largo y complejo proceso de una invasión biótica.

 


La trucha común es una de las 30 especies invasoras más exitosas del mundo, pero también es una especie Vulnerable en su área de distribución natural. Un equipo internacional compuesto por investigadores del MNCN, de la Universidad de Utah, del Departamento de Pesquerías y Vida Silvestre de Oregón, de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda, de la Universidad de Oslo, de la Universidad de León y de la compañía Icthios Environmental, ha investigado los factores que determinan las limitaciones energéticas de la trucha común en su hábitat natural y en ríos donde ha sido introducida. Sus resultados se acaban de publicar en la revista ECOLOGY.


Según el estudio, la temperatura del agua influye notablemente en la eficiencia energética de las truchas, entendida como el balance entre el aporte de energía a través de la dieta y el gasto energético que tiene lugar en los diferentes procesos fisiológicos. La dieta, sin embargo, difiere poco a lo largo de su rango de distribución, si exceptuamos la tendencia a alimentarse de peces en las grandes regiones donde es una especie exótica. Su tamaño corporal es sensiblemente mayor fuera de su área de distribución natural, donde crece rápidamente al alimentarse también de peces nativos.


Los investigadores han observado diferencias en la capacidad de adaptación de la trucha cuando se compara entre países o regiones geográficas dentro de su área de distribución natural y aquellos en los que ha sido introducida. El estudio revela la plasticidad de las truchas en el crecimiento a lo largo de su ciclo vital, lo cual es importante para facilitar el proceso de invasión y debe ser incluido en las lista de factores que caracterizan a los invasores exitosos.


Javier Lobón-Cerviá, del MNCN, señala: "La trucha común parece poseer una baraja de genes con la que desarrolla distintas estrategias vitales según las comunidades biológicas y las características ambientales del área donde vive. Aunque existen limitaciones en este tipo de análisis bioenergéticos a gran escala, la comprensión de las invasiones a escala global podría mejorarse con estudios similares en otros organismos donde sea posible obtener grandes series de datos".


Referencia bibliográfica:


Budy, Ph., Thiede, G. P., Lobón-Cerviá, J., González Fernández, G., McHugh, P., McIntosh, A., Asbjørn Vøllestad, L., Becares, E., Jellyman, Ph. 2013. Limitation and facilitation of one of the world's most invasive fish: an intercontinental comparison. ECOLOGY, 94: 356-367. doi.org/10.1890/12-0628.1

Ministerio de Ciencia e InnovaciónCSIC

Web realizada con la
colaboración de

Telefónica