Prueba_EN

sincabecera

Paleovertebrates

Colección de PALEONTOLOGÍA de VERTEBRADOS

Collection of Fossil Vertebrates

  

Material que compone la colección

 

La mayor parte de los ejemplares de la colección de Paleontología de Vertebrados del Museo Nacional de Ciencias Naturales pertenecen a fósiles de mamíferos del Cenozoico español. En menores cantidades, la colección contiene fósiles de anfibios, reptiles, peces y aves. Todos ellos configuran una importante colección de referencia temporal y geográfica para el registro de los vertebrados continentales del Cenozoico español.

 

Además, el Museo realiza réplicas de los ejemplares fósiles más representativos, tanto para exhibición como para intercambio con otros centros de investigación. Dentro de este grupo, se encuentran más de 1.000 matrices que el laboratorio de Restauración de fósiles se encarga de realizar año tras año. Por otro lado, un tercer grupo de ejemplares lo constituyen las réplicas o reproducciones cuyos originales no pertenecen al Museo y que tienen muy diverso origen. En ese caso se encuentran magníficos ejemplares como el esqueleto de Diplodocus carnegiei, réplica del original que se encuentra en Pittsburg y que fue donado por Andrew Carnegie al rey Alfonso XIII a principios de 1900.

 

Número de ejemplares

 

Actualmente, se estima que la colección posee unos 350.000 vertebrados fósiles. Hasta el momento se han inventariado aproximadamente 175.000 fósiles de vertebrados, que corresponden a casi 64.000 registros de la base de datos. La mayor parte de los ejemplares que faltan por inventariar están en espera de entrar en el Laboratorio de Restauración, donde reciben el tratamiento adecuado para su mejor preservación y su posterior ingreso en las colecciones.

 

Los macromamíferos más abundantes pertenecen a las familias Equidae, Bovidae, Rhinocetidae y Cervidae. Las áreas que aportan una mayor cantidad de elementos a la colección son las cuencas terciarias españolas de Calatayud-Teruel, la Cuenca del Duero y la Cuenca de Madrid-Depresión Intermedia. Hasta el momento se ha inventariado material procedente de más de 800 yacimientos, este material está constituido en su mayor parte por dientes sueltos, metápodos, elementos del carpo y del tarso y falanges, siendo más escasos los cráneos enteros y los esqueletos completos.

 

Los micromamíferos, inventariados parcialmente, constituyen un importante conjunto de gran valor en taxonomía y bioestratigrafía, ya que se poseen colecciones muy completas de yacimientos pertenecientes a edades muy diversas. Se estima en unos 50.000 ejemplares el total de restos de micromamíferos inventariados.

 

Procedencia de la colección

 

Aunque están documentados algunos ejemplares procedentes de las expediciones españolas a Sudamérica durante el siglo XIX, la mayor parte de los fósiles de vertebrados forma parte de recolecciones realizadas en yacimientos españoles, diferenciadas en dos etapas. La primera etapa se desarrolló durante el primer tercio de este siglo, destacando la labor de Eduardo Hernández-Pacheco; en ella se enriquecieron las colecciones de Paleontología de vertebrados tras las excavaciones de yacimientos que han llegado a ser clásicos (Cerro del Otero, en Palencia; Concud, en Teruel, etc.). Una segunda etapa se inició con las actividades de la Sección de Paleontología de Vertebrados y Humana del Instituto Lucas Mallada, bajo la dirección de Emiliano Aguirre. En este período, el incremento de la colección es extraordinario, tanto por la labor del doctor Aguirre como por la del grupo de especialistas formados por él.

 

Ejemplares relevantes de la colección

 

Aunque se encuentran menos representados que los mamíferos, el resto de los grupos de vertebrados de la colección muestran también un interés elevado. Así, entre los peces se encuentra el fósil tipo de Rutilus pachecoi, procedente del Turoliense continental de Los Aljezares (Teruel); entre los anfibios destacan ejemplares extraordinariamente bien conservados de las conocidas ranas del Mioceno superior de Libros (Teruel) y el holotipo de una rana del Triásico de Santa María de Meyá (Lérida), Eodiscoglossus santonjae; entre los reptiles, restos de dinosaurios de Morella (Castellón), holotipos de diversos ofidios del Mioceno terminal de Algora (Guadalajara), etc. Por último, entre las aves hay que señalar una anátida de Libros y el holotipo de una nueva especie procedente del Plioceno de Layna (Soria).

 

Entre los fósiles más destacables expuestos al público hay que señalar los grandes esqueletos: un ictiosaurio hembra de Holzmaden con una cría en su interior; Gomphotherium angustidens del Mioceno medio de Yuncos (Toledo), que se muestra en la misma posición en la que se encontró y el ya aludido Megatherium americanum del Pleistoceno de Luján (Argentina). En cuanto a las réplicas, además de un esqueleto de Diplodocus carnegiei, hay que destacar el esqueleto de Carnotaurus del Cretácico inferior de Argentina y los seis magníficos esqueletos recientemente expuestos al público: Allosaurus, Camptosaurus, Torvosaurus, Stegosaurus y dos especies de Camarasaurus.

Galería de Imágenes

Esqueleto casi completo de un ejemplar de ave. Yacimiento mioceno de Libros (Teruel)
Esqueleto casi completo de un ejemplar de ave. Yacimiento mioceno de Libros (Teruel)

Personal Colecciones

Conservadora

Susana Fraile Gracia

susana.fraile@mncn.csic.es

Teléfono : +34 91 411 1328 ext. 1182

 

 

 

Ministerio de Ciencia e InnovaciónCSIC

Web realizada con la
colaboración de

Telefónica