Prueba_EN

microscopio cabeceras

Luis Miguel  Bautista Sopelana

Email: 
Teléfono: 

914111328 - 1227

Departamento: 

ECOLOGIA EVOLUTIVA

Cargo: 

Cientifico Titular del CSIC

 

 

 

macédoine con fotos de algunas especies estudiadas. Una ampliación puede verse clickando con el botón derecho del ratón

 

 

Mi investigación comienza con el estudio del comportamiento y la ecología de las aves. Estos animales son unos fantásticos sujetos para la investigación. Con ellos es posible estudiar el comportamiento de forrajeo, el gregarismo o la selección de hábitat. La observación de las aves en el campo o la realización de experimentos en condiciones de laboratorio son dos formas interesantes para desentrañar los mecanismos de su comportamiento y cuales son los trucos que emplean para sobrevivir en condiciones adversas. Las aves utilizan estrategias y toman decisiones que pueden ser compatibles con la optimización del comportamiento. La mayoría de las veces, no obstante, el comportamiento simplemente satisface las necesidades del individuo sin conseguir el máximo beneficio posible, lo que representa un interesante problema evolutivo debido a que, al menos en teoría, los individuos que lograsen maximizar el beneficio podrían dejar mayor descendencia y en mejor estado.

 

También estoy interesado en la ecología aplicada y la biología de la conservación de las aves. La mayor parte de mi trabajo está dirigido a evaluar por ejemplo la cantidad de aves que pueden vivir en campos agrícolas, y cual podría ser la mejor acción para la gestión de las especies de aves amenazadas.

 

El primer sistema que estudié estuvo formado por miles de grullas comunes que forrajeaban en campos de trigo y cebada durante el invierno. También he estudiado las respuestas de unos estorninos cuando eran enfrentados a un programa informatico diseñado para el análisis de algunas predicciones de la teoría de forrajeo óptimo. Un ordenador conectado a alimentadores automáticos fue de nuevo el método utilizado para estudiar la manera en la que unas aves muy pequeñas (Parus ater) gestionan su comportamiento de forrajeo, y especialmente la ganancia de masa corporal durante el día, cuando se enfrentaban a la tarea de obtener alimento poco predecible, lo que además suponía competir por el acceso al lugar de alimentación.

 

En la actualidad, estoy estudiando los efectos de la estructura del paisaje y los programas agro-ambientales en un hipotético sesgo sexual en el área de campeo condicionado por el dimorfismo sexual de la avutarda común. La interacción entre la composición de la dieta, la rutina diaria del forrajeo, y el área de campeo entre otros factores podrían explicar el mantenimiento de una segregación espacial extrema entre los grupos de machos y hembras de esta especie. Sin embargo, la segregacion sexual de las avutardas es un fenómeno cuyo mantenimiento resulta intrigante. 

 

 

 

Clickea en esta línea para ver un listado de trabajos de investigación y las publicaciones divulgativas 

 

 

 

Macho de avutarda en rueda tal cual estaba en el directorio raíz del servidor ... y una grulla bailando

 

 

Ministerio de Ciencia e InnovaciónCSIC

Web realizada con la
colaboración de

Telefónica