MNCN

coral rojo cabeceras

Historia del Museo

Tercera época Era Bolívar (1901-1936)

En el año 1900 llega al gobierno de la nación la idea clara de lo que la institución del Museo de Ciencias Naturales es y representa, qué gobierno y qué medios necesita. En 1901 Ignacio Bolívar es nombrado director.

 

Con Bolívar el Museo encontró nueva sede, aunque compartida con la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales (ETII), en el Palacio de Exposiciones de las Artes y la Industria construído en 1887 en el Alto del Hipódromo, que es su situación actual.

 

Empieza ahora el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) como un centro nacional dedicado inseparablemente a la conservación de fondos objetivos y documentales de la naturaleza, al avance de su conocimiento por la investigación, y a la extensión de estos conocimientos mediante las exposiciones y cursos. Esta triple función de los museos se reafirmará en los años sesenta después de ser cuestionada en distintos países del mundo.

 

En tiempos de Bolívar mejoraron notablemente las colecciones del Museo en cantidad y calidad. Cabe destacar las de meteoritos; la de diatomeas de Ernesto Caballero con sus diarios, instrumental y libros; varios fondos entomológicos de los hermanos Bolívar, de Escalera, y algunos donados por entomólogos de otros países entre ellos la colección Seebold; de invertebrados entre los cuales la colección de J. González-Hidalgo, la de F. Azpeitia, de Barreiro; varios también de minerales, de fósiles y de objetos prehistóricos, además de los obtenidos en trabajos de investigación de personal del Museo, entre los que destacamos las colecciones de los Hernández-Pacheco y de Royo Gómez, y los de las excavaciones de Torralba del Moral por el Marqués de Cerralbo.

 

Entre los programas de investigación científica cabe mencionar los de estructuras minerales con aplicación de técnica radiológica, de L. Fernández-Navarro y G. Martín Cardoso; los trabajos para el Mapa Geológico Nacional, de Tectónica, Geomorfología y Paleontología de Salvador Calderón, Royo Gómez y Eduardo Hernández-Pacheco; J. Gómez de Llarena; las investigaciones en Genética de Antonio de Zulueta; las de Emilio Fernández- Galiano sobre fisiología del movimiento en Protozoos y tejidos contráctiles de Metazoos. La colaboración con el Ministerio de Fomento en el Estudio y Extinción de Plagas Forestales. Estos y otros contribuyeron al progreso de las ciencias así como los estudios y publicaciones sobre fauna ibérica entre ellos el catálogo de Mamíferos de España por Angel Cabrera y el de Peces por Luis Lozano; sobre moluscos de Florentino Azpeitia, Ortópteros de Bolívar y otros. En Antropología y Prehistoria destacaron Barras de Aragón, Odón de Buen, H. Obermaier, J. Cabré, P. Werrert, N. Pérez de Barradas y el Marqués de Cerralbo y el sacerdote Lorenzo Sierra.

 

En 1912 comenzó a publicarse la serie Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales en 1925 la revista Eos, y en 1915 las monografías Memorias de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas (CIPP) hasta 1934. La labor expositiva del Museo en esta época creó realizaciones de máxima calidad. Desde su ingreso en el MNCN en 1911, Luis Benedito al frente del Laboratorio de Taxidermia preparó y montó excelentes naturalizaciones de algunos grandes mamíferos, y un gran número de vitrinas magistrales. Le ayudaron al principio zoólogos como Angel Cabrera y Juan Carandell que entraron como disecadores y su hermano José María; luego Benedito hizo escuela con los taxidermistas Conrado Chaves y Manuel García Llorens. Los hermanos Benedito acertaban a dar movimiento y vida a sus aves y mamíferos naturalizados; los disponía, en un entorno admirablemente reproducido del natural dentro de la vitrina, y a menudo en grupos con un sentido singular del comportamiento biológico y a la vez de la composición en obras de arte. Se ayudaban para ello con fotografías tomadas en la naturaleza y minucioso diseño gráfico.

 

El MNCN de Madrid fue uno de los ocho en el mundo que recibieron en 1913 reproducciones del esqueleto de Diplodocus carnegiei, gran dinosaurio herbívoro del Jurásico de Wyoming, con el patrocinio de A. Carnegie.

 

Ministerio de Ciencia e InnovaciónCSIC

Web realizada con la
colaboración de

Telefónica