MNCN

rana fosil cabeceras

Histórico de exposiciones

"M. Ardan, gran viajero del siglo XIX" de Xavier Mulet

<i>M. Ardan, gran viajero del siglo XIX</i> de Xavier Mulet

Desde el 3 de junio al 7 de septiembre de 2014.

 

El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) se incorpora a la sección oficial de la XVII edición del festival PhotoEspaña 2014 con la exposición fotográfica "M. Ardan, gran viajero del siglo XIX" de Xavier Mulet.

 

El festival está dedicado este año a la Fotografía Española y la exposición que se presenta en el MNCN es una producción del propio autor, Xavier Mulet, el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del CSIC y el NAT (Museo de Ciencias Naturales de Barcelona).


"M. Ardan" es un trabajo de ficción siguiendo los cánones de las típicas exposiciones sobre exploradores, literatos o científicos. Es un gran autorretrato pero con la intención de hablar y difundir la literatura, la historia, la historia de la fotografía y las costumbres de la segunda mitad del siglo XIX.

 

Al final de la muestra hay un vídeo de seis minutos que explica que todo es una creación actual a modo de making of y muestra como se tomaron algunos de los retratos y su manipulación posterior.

 

La exposición se articula en torno a 4 ámbitos:

1) FOTOGRAFÍAS
- Retratos
- Paisajes y botánica
- Grandes expediciones

 

2) OBJETOS
- Vitrinas dedicadas a los objetos personales, fósiles, plantas, rocas volcánicas y otros ejemplares colectados por el naturalista e instrumentos fotográficos.

 

3) ANTIGUOS APARATOS DE FOTOGRAFÍA
- Cámara oscura y zoótropo que pueden ser manipulados por los visitantes.

 

4) VÍDEO
- Al final de la exposición se incluye un vÍdeo del making-of donde podemos ver los pormenores de la producción, desvelando que todo el proyecto es una invención actual con tomas de sesiones de retratos, revelado, manipulación de copias, etc. Duración 6 min.

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------
"M. Ardan" es un trabajo fotográfico que bebe directamente de numerosas fuentes literarias; Melville, Flaubert, Maupassant, Poe, Verne, Stevenson, Conrad, Darwin, H.G.Wells, Twain y Stendhal entre otros, pero que a su vez hace un repaso pormenorizado de la historia de la fotografía en la segunda mitad del siglo XIX.

 

La invención de un misterioso y desconocido personaje de pseudónimo Ardan; escritor, fotógrafo, botánico e incansable viajero, sirve como excusa para tratar temas como la recuperación de autores desconocidos, pero también bucea en conceptos como el archivo, la memoria, la fragmentación y la revisión de la historia. La historia como puzzle inacabado donde siempre hay la posibilidad de aportar nuevos datos que pueden hacer tambalear las mas sólidas creencias, por otro lado nos habla de la creación de realidades mediante la ficción, de la capacidad de la imagen para crear discursos distintos según su vertebración en contextos específicos y también hace referencia al artista amateur que trabaja solitario por puro placer.

 

El proyecto trata sobre todo de la pasión por el viaje y la curiosidad como motor generador de conocimiento, es además un homenaje a todos aquellos viajeros y exploradores del XIX y en especial a Gaspar Félix Tournachon "Nadar", gran amigo de Julio Verne, de quien el escritor se inspiró para crear su personaje "Michel Ardan" uno de los tres protagonistas de las novelas "De la Terre à la Lune. Traject direct en 97 heures" (De la Tierra a la Luna. 1865) y "Autour de la Lune" (Alrededor de la Luna. 1870).

Trabajo en curso iniciado en 2010 con el procedimiento del colodión húmedo y ampliado ahora con material diversos. Retratos; ambrotipos, ferrotipos, copias en papel y también paisaje, trabajos sobre botánica (fotogramas y cianotipias), y registro de viajes, además se incluyen objetos en vitrinas pertenecientes al protagonista y muestras recogidas en sus expediciones.

 

------------------------------------------------------------------------------------------------

"Era hombre de cuarenta y dos años, alto, pero con los hombros ya un poco inclinados, como las cariátides que soportan el peso de los balcones. Poseía una cabeza grande, con un rostro leonino, y sacudía constantemente una cabellera de fuego que parecía en verdad una crin. Su cara era corta y ancha en las sienes, dos ojos redondos y un poco estrábicos completaban con su mirada miope aquella fisionomía eminentemente felina. Sin embargo, la nariz estaba dibujada con atrevimiento, la boca era especialmente humana, la frente alta, inteligente y llena de surcos como un campo que nunca parece baldío. Finalmente, un torso bien desarrollado que se apoyaba sobre dos largas piernas, brazos musculosos como potentes palancas y bien firmes. El porte decidido de este europeo, junto a su físico, le daba un aspecto gallardo, de sólida construcción, "mas forjado que fundido", por utilizar una expresión de la jerga de la metalurgia (...).


Para completar el retrato físico, conviene mencionar su chaqueta de amplia hechura, los pantalones y el abrigo tan grandes que M. Ardan se autodenominaba "la muerte vestida"; la corbata descuidada, el cuello de camisa abierto de par en par dejando ver una garganta bien formada, y los puños siempre desabotonados por los que se escapaban dos manos febriles. Se veía que, incluso el más crudo invierno y ante los mayores peligros, aquel hombre no debía de sentir nunca frío, ni siquiera en el corazón.


(...) Era uno de esos tipos que el creador inventa en un instante de fantasía y luego rompe enseguida el molde
."

J. Verne.

 

 

Ministerio de Ciencia e InnovaciónCSIC

Web realizada con la
colaboración de

Telefónica