Para conservar la biodiversidad siempre fue necesario conocerla y entenderla. Ante la actual desaparición de hábitats y especies, hoy la premisa es primero conservar.