Prehistoria

La Colección de Prehistoria del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC está compuesta por 21.477 objetos líticos, cerámicos y óseos modificados por la actividad humana. En su mayor parte proceden de yacimientos españoles, principalmente de la cornisa cantábrica y de las terrazas de los ríos madrileños. Todos estos ejemplares se encuentran inventariados, con un total de 14.916 registros.

Procedencia de la colección

Las referencias más antiguas sobre arte prehistórico datan ya de los primeros tiempos del Real Gabinete, con la descripción de las pinturas rupestres de Fuencaliente (Sierra Morena) hecha por López de Cárdenas. En 1862 Casiano de Prado investigó, junto con los geólogos franceses Verneuil y Lartet, diversos instrumentos líticos hallados en el Cerro de San Isidro (Madrid), lugar en el que Ezquerra del Bayo había identificado en 1840 los primeros fósiles de mamíferos miocenos españoles.

Juan Vilanova y Piera realizó, a partir de 1860, numerosas investigaciones en el campo de la Prehistoria. Entre otras aportaciones, dio a conocer yacimientos en Imón (Guadalajara), en Cerro Muriano (Córdoba) y, sobre todo, en la zona levantina, de donde era oriundo, como en los casos de Cueva del Parpalló (cerca de Gandía) y Cova Negra (Játiva).

En 1912, se creó la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, con sede en el Museo, institución que promovió el estudio de la Prehistoria en nuestro país y que contó con la participación de nombres destacados, tanto españoles (Eduardo Hernández-Pacheco, el conde de la Vega del Sella), como extranjeros (Obermaier, Wernert o Breuil). El resultado de las prospecciones realizadas en diversos puntos de la Península fue el descubrimiento de numerosos yacimientos prehistóricos, principalmente en la zona cantábrica, cuyos materiales enriquecieron las colecciones del Museo.

Notables fueron también los trabajos de Enrique de Aguilera y Gamboa, marqués de Cerralbo, que investigó los importantes yacimientos paleolíticos de Torralba y Ambrona (Soria,). El primero de estos yacimientos, situado a más de 1100 m de altitud, se interpretó como un campamento de cazadores de elefantes. Proporcionó numerosos restos, tanto de fauna fósil como de instrumentos líticos, que fueron donados por el marqués de Cerralbo al Museo.

Por su parte, Eduardo Hernández-Pacheco contribuyó también de manera notable a los estudios de Prehistoria, trabajando con el conde de la Vega del Sella en la zona cantábrica y realizando investigaciones en otros puntos de la Península, entre ellos la Laguna de la Janda (Cádiz) o las cuevas de La Araña (Valencia). Estas investigaciones se completaron con las excavaciones de las terrazas del valle del Manzanares en Madrid, donde se obtuvieron numerosos útiles de sílex. En estas prospecciones tuvo una actuación destacada el conde de la Vega del Sella, que excavó en la zona de Orcasitas (al sur de Madrid capital) entre 1925 y 1930.

Ejemplares destacados

La colección se formó entre principios de siglo y los años sesenta (cuando ingresó la colección de instrumentos de sílex reunida por Leo Imperatori); actualmente, se registran muy pocas entradas de material nuevo, como alguna donación. Destacan los internacionalmente apreciados ejemplares de industria ósea del Paleolítico superior de las cuevas de Asturias (Cueto de la Mina, La Paloma, Balmori, etc.) y el material lítico procedente de las terrazas del río Manzanares (Madrid).

Personal de la colección

CONSERVADORA

SUSANA FRAILE GRACIA
Colección de Paleontología de Vertebrados y de Prehistoria
MUSEO NACIONAL DE CIENCIAS NATURALES, CSIC.
C/ José Gutiérrez Abascal, 2
28006-Madrid
Tel.: 914111328 ext.: 981182
susana.fraile@mncn.csic.es